Este aplauso puede producir náusea"

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Este aplauso puede producir náusea"

Mensaje  slopez el Vie Dic 24, 2010 9:32 am

http://www.noticiasdegipuzkoa.com/2010/12/24/sociedad/euskadi/este-aplauso-puede-producir-nausea

Dejando a un lado su habitual estilo de vida alejado del ruido, el padre hernaniarra Ángel Olaran se entregaba ayer a una jornada un tanto paradójica para un hombre más acostumbrado a la acción que a las palabras. Media hora antes de recibir la Medalla de Oro de la Diputación, máximo galardón que se concede en el territorio, el misionero guipuzcoano, conocido en Etiopía como Abba Malaku -ángel de Dios- se acercaba a los arcos de la Diputación un tanto abrumado, despachando besos a cada paso, bajo unos focos que parecían convertirle en una rutilante estrella de cine más que lo que es, un hombre entregado en cuerpo y alma a la causa de los niños huérfanos que vagan por las calles de Wukro, donde trabaja. "Me da la sensación de que todo esto no va conmigo", confesaba a este periódico haciendo gala de su habitual humildad. "Muchas veces me perdía por los caminos de Tanzanía, pero nunca me he sentido tan perdido como hoy", bromeó ante los asistentes.

Se le vio departir con un sinfín de personalidades y amigos, como el obispo emérito de Donostia, José María Setién, el cocinero Peio García Amiano (involucrado, como buena parte de los cocineros de Donostia en el proyecto Jangela Solidaria), el presidente de la Real Sociedad, Jokin Aperribay, o miembros de la corporación del Consistorio de su localidad natal. Muchos amigos arroparon al padre blanco, de dilatada trayectoria a favor de los desfavorecidos en Tanzania y Etiopía, recibido en un acto solemne por el diputado general de Gipuzkoa, Markel Olano, con quien recorrió los metros que separan la esquina de la calle Andia con la entrada al salón del trono de la Diputación, donde se le rindió el homenaje. Los dantzaris bailaban la ezpatadantza. Olaran asistía emocionado.

Tras la foto de familia con los diputados del Ejecutivo foral, todos subieron al salón del trono, donde Olaran, sin ánimo de aguar la fiesta a nadie, no pudo ser más explícito lanzando un duro alegato contra las injusticias que sigue sobrevolando. "Mis sentimientos se contradicen ante esta celebración. Visto desde el mundo enriquecido se aplaude el servicio (que presta) a una parte vulnerable de la Humanidad. Visto desde el mundo empobrecido, este aplauso puede producir náusea".

Dar la palabra El arranque de su intervención no pudo ser más directo. Tanto, que posteriormente Markel Olano se salió brevemente del discurso oficial para precisar el verdadero sentido del acto de entrega. "Visto de fuera, el acto puede parecer oropel, pero el objetivo es darte la palabra", le dijo para su tranquilidad. "La concesión de la medalla, además, nos tiene que encaminar a todos a la acción", le confesó poco después.

Olaran preludiaba así un discurso en el que apuntó con el dedo a las injusticias que dan sentido a su trabajo.

Lamentó que el reajuste estructural al que somete el FMI obligue a los países del sur a que privaticen sus servicios, y denunció la muerte de los 37 millones de personas que fallecen cada año debido a la falta de alimentación. "Etiopía utiliza el 10% del PIB en concepto de pago de deudas, lo que le obliga a reducir el presupuesto de salud. Desde que se tomó esta medida, en el hospital de Wukro hay que pagar 60 céntimos de euro por día y noche. Desde que esta norma comenzó a implementarse, apenas hay 40 hospitalizados en un hospital de referencia para 350.000 personas", reveló.

En este contexto en el que "el Robin Hood moderno roba al pobre para ayudar al rico", Olaran también tuvo duras palabras para el Estado español, que ha anunciado el recorte de 918 millones de euros "de la mal entendida ayuda del 0,7%" para el 2011. Este tipo de recortes se están dando en la mayoría de las instituciones con voluntad solidaria. Hay autonomías que han recortado hasta el 65%.

La conclusión de todo ello no puede ser más clara para el misionero. "Una sociedad que no se preocupe de los muy desfavorecidos, es de alarma roja. Una sociedad que se enriquece de los que no tienen que comer, es diabólica, hasta el propio demonio tiene que estar asustado de tanta maldad estructural", enfatizó.

Desde que tres carabelas llegaron a América, expuso, pasando por la esclavitud y el colonialismo, "nos hemos instalado en la economía global que, a falta de alimentar cuerpos, alimenta cementerios con 100.000 cadáveres diarios. De ellos, 29.000 niños y niñas".

Denunció que, sólo en África, 500.000 madres han muerto en el parto, mientras la ONU asiente "impunemente" a que los Derechos Humanos sean abusados por las naciones que los proclaman.

"No sé si procede la analogía", terció en un punto y aparte, cambiando el registro de su discurso. "Hace años no existía el concepto de Fumadores Pasivos. Ahora se les defiende, se les protege. El tabaco es poco menos que un arma de destrucción masiva. Parafraseando ese concepto, posiblemente tengamos que comenzar a incluirnos como "culpables pasivos", al consumir muy por encima de los derechos básicos. Nuestra ansia de poder material contribuye a este desequilibrio que mata. Y esto sí que es una arma de destrucción masiva", proclamó.

Justicia social En su largo discurso, Olaran también se mostró crítico con la propia Iglesia, a la que reclamó un firme compromiso para acabar con el hambre en el mundo. Apoyó sus palabras en muchos de los documentos sobre justicia social que maneja el Vaticano, en la propia confesión que llegó a hacer Juan Pablo II a favor de los pobres. "Afirmó que si alguien pasa hambre, podría ser necesario vender objetos superfluos de las iglesias", dijo a modo de ejemplo de algo que no sucede y que alimenta su escepticismo. Estas afirmaciones "no se han visto apoyadas con la firmeza y la insistencia verbal que acompañan a documentos sobre los preservativos, abortos o matrimonios gays", lanzó muy crítico.

Por todo ello, Olaran no descarta que "hasta el propio Dios" tiene que estar decepcionado "de cómo hemos conseguido encubrir tanto cinismo con actos de caridad y liturgias donde el pobre es el gran ausente".

Al término de sus palabras, el diputado general de Gipuzkoa dijo de Olaran que el "afropesimismo" no va con él. "No sólo es un ejemplo admirable y excepcional; su acción y su discurso nos demuestra cómo hemos de dirigir nuestra mirada hacia esos contextos propios del Tercer Mundo, acoger y hacernos eco del sufrimiento de tantas personas. Sentirnos implicados en su suerte y descifrar caminos alternativos de esperanza".

slopez

Mensajes : 278
Fecha de inscripción : 20/09/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Este aplauso puede producir náusea"

Mensaje  marga el Sáb Dic 25, 2010 7:44 am

Gran persona y grandes palabras.

marga

Mensajes : 45
Fecha de inscripción : 21/09/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Este aplauso puede producir náusea"

Mensaje  Towanda el Lun Ene 10, 2011 5:09 pm

Gracias slopez. Éstas son algunas reflexiones que podemos tener muchas y muchos a menudo pero que se hace tan difícil poner en palabras. Este hombre ejemplar en su vida y en sus actos lo hace, y nos enseña una cosa nueva cada vez que le escuchamos (o leemos).

Towanda

Mensajes : 146
Fecha de inscripción : 18/09/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Este aplauso puede producir náusea"

Mensaje  elenagr el Dom Ene 16, 2011 11:48 am

descubri a Olaran en este foro, y desde entonces, cada noticia, reportaje, etc que encuentro de el me lo veo y lo releo porque me encanta. sus palabras son sabias, reinvindicativas, tan claras....

gracias por compartirlo!!!! Smile

elenagr

Mensajes : 287
Fecha de inscripción : 20/09/2010
Edad : 35
Localización : Vigo

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Este aplauso puede producir náusea"

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.